- 12 de abril de 2017

Pancoe, el método educativo que combina neurociencia con Twitter

La Universidad de Palermo (UP) implementó un método de aprendizaje que mezcla cocina, tecnología, gamification y neurociencia.  Se llama Pancoe y sus impulsores lo definen como el único examen que los alumnos no quieren terminar. En una charla con Alejandra Zuccoli, creadora del sistema, conocimos la trastienda de esta innovadora iniciativa. 


Pancoe

Twitter es el centro de las clases pancoizadas. Fuente: Twitter @Pancoe

El 7 de julio de 2009, más de 31 millones de personas sintonizaron el funeral de Michael Jackson. La megaestrella pop fue llorada al mismo tiempo en Reino Unido, Etiopía y Bolivia por fans que compartían la agonía de la familia Jackson a través de una TV o monitor. Como pasó con Lady Di pero con la gran diferencia de que ahora todo lo que se vive en simultaneo se comenta en tiempo real por Twitter, el gran foro público de nuestra era.

Esta hecho fue un momento bisagra para Alejandra Zuccoli, licenciada en publicidad que obtuvo un posgrado en Psicología con orientación en neurociencia cognitiva aplicada en la Universidad Maimónides: “A partir de ahí me dí cuenta que existe la posibilidad de ver un mismo evento desde miles de lugares y comunicar en simultáneo“, recuerda 8 años después a través de un celular que conecta su casa de verano en Pinamar con mi oficina en Buenos Aires.

Tras una charla en Salta y seguir investigando sobre el tema, sus conclusiones impactaron sus clases de comunicación de la gastronomía en la Universidad de Palermo: “Todo comenzó por una falla de comunicación. Antes pedía algo para una clase y cuando llegaba mis alumnos me decían que no había dicho eso. Ahí decidí que iba a escribir las cosas en Twitter”, relata.

Por chiste o por error, lo certero es que PANCOE (Pan+Comunicación Oral y Escrita) se convirtió en una plataforma integral de comunicación que usa el bienestar para motivar a los alumnos de gastronomía y otras carreras. Para lograrlo, se trabaja bajo esta consigna: Los participantes se crean un usuario de Twitter en base a la personalidad de un pan. No pueden revelar su verdadera identidad hasta el final del desafío y tienen que cumplir con consignas y pruebas online cada semana.

“En cada clase se cumple con un objetivo como el de conseguir seguidores. Con esto utilizó la técnica de recompensa asegurada, porque si son 20 alumnos les pido que consigan 19. Es decir que como docente les doy una meta que está asegurada, aunque ellos no lo crean. Cuando el cerebro encuentra que lograste algo que te propusiste y que te genera ventajas, activas la emoción positiva. Entonces la segunda vez, generalmente llegan a 100 seguidores enseguida porque se entusiasman con el proceso cognitivo de recompensa”, explica Zuccoli.

Screen Shot 2017-04-12 at 1.32.37 PM

La alumna @Pancoe8 abrió su casa de pan de queso a partir de la experiencia. Foto: Twitter @holapancoe

Alejandra cuenta historias que son de lo más ocurrentes. Como la de un alumno que empezó siendo gordito y al año estaba flaquisimo o la de un chico callado que se volvió el mejor amigo de todos gracias a sus chistes y tweets inspiradores.

“Me han pasado cosas maravillosas como chicos que se acercan y me dicen: Profesora yo escribo desde los 14 años, jamás publiqué nada, pero usted me está obligando a hacerlo. Al tener que estar expuestos se dan cuenta de que lo que piensan no es tan tonto o que lo que hacen les gusta a los demás”, resume la experta.

El examen dura 21 días, el tiempo en el que un pan se mengua. Ya fue implementado en 9 cuatrimestres, comprobando que tiene buenos resultados a largo plazo: “En general de los chicos que empiezan en primer año, el 30 o 40% llega a recibirse. Mis alumnos que pasaron por Pancoe, se recibieron el 60%. Los que se fueron, lo hicieron porque eran demasiado creativos para sostener un estudio sentado y de memoria tanto tiempo. Ellos son los que más me interesan, porque son los que tienen más ideas“, explica Alejandra.

Aprender disfrutando es la clave de PANCOE y la tecnología es la gran aliada del proceso: “Facebook lo tiene claro, por eso te ofrece poner “me gusta” en vez de “no me gusta“. Quiere que te posiciones en lo que si te gusta ya que cuando ubicas al cerebro en las cosas buenas, todo te parece bueno. Así es el entrenamiento que le doy a mis alumnos. Quiero que ellos se auto-endorfinen porque el disfrute te amplia la burbuja y hace que el entorno te moleste menos”, detalla Zuccoli.

Screen Shot 2017-04-12 at 12.58.31 PM

Alejandra (vestida de negro) en clase. Foto: @holapancoe

En 2016 la UP fue seleccionada para participar de la final de los premios Reimagine Education 2016, organizados por Wharton y QS. La organización busca reinventar la educación, a través de nuevos enfoques pedagógicos que prepararan a los líderes, empresarios y pensadores para el futuro. Mediante el concurso QS Stars Awards premian a propuestas innovadoras y escalables.

“En Reimagine Education, buscan las formas de educación más imaginativas porque las universidades están descubriendo que los últimos grandes cambios no salieron de la universidad. Salieron de alumnos que se abandonaron como Mark Zuckerberg o Steve Jobs. Los que terminan cambiando el mundo son los que no estudiaron“, explica Zuccoli.

A pesar de que el premio mayor fue para Labster, la experiencia sirvió para que instituciones de Nueva Zelanda, Grecia y México se acercaran a representantes de la UP para aplicar el método en sus propias casas de estudio.

Alejandra sueña con estudios más pancoizados, donde los alumnos tengan la posibilidad de ensayar su propia forma de vida: “Yo quiero aumentar el potencial de cada alumno. Brindarle a una persona de 18 o 19 años el camino de la auto recompensa y el disfrute, que significa “sin fruto” es decir que haces las cosas porque ya no podés dejar de hacerlas. No trabajas por ganar un sueldo, sino porque no podes evitar disfrutar“, resume.

A pocos minutos de cortar nuestra comunicación, la profesora sintetizó sus motivaciones en una frase: “Amo las redes sociales, creo que la tecnología es el entrenamiento para la próxima evolución que es dentro del cerebro del hombre. Nos recuerda que nacimos para disfrutar, nadie fue creado para sufrir.”

Tags: Alejandra Zuccoli, endorfinas, Neurociencia, PANCOE, QS, QS Stars Awards, redes sociales, Reimagine Education, twitter, Universidad de Palermo, Wharton

Más notas de interés

Registrarse en el Newsletter de Portinos