- 1 de septiembre de 2017

Bayer Kimlu se consolida en Argentina y prepara su campamento 2018

Abrió la inscripción para el campamento científico Bayer Kimlu 2018. La convocatoría, co-auspiciada por Bayer y la Fundación Ciencia Joven, estará abierta hasta el 8 de octubre en busca de 40 estudiantes de escuelas secundarias de Chile, Argentina y Uruguay. Durante un encuentro con alumni local, charlamos con tres ex participantes argentinos para conocer su actualidad personal y el futuro de la red que se está consolidando localmente. 


17492884_1398327710218915_2797838251981237416_o

Participantes de 2017. El campamento de 2018 será la 7a edición del campamento. 

Los jóvenes seleccionados viajarán con todos los gastos pagos a la Reserva Biológica Huilo Huilo del 6 al 16 de marzo de 2018. Allí, completarán un programa de formación integral que incluye actividades como realizar una investigación científica en terreno y completar rutas de trekking.

“Pensamos que esta séptima generación de jóvenes vivirá una experiencia consolidada, pero con aspectos nuevos. Entre estos destaca el tema de la innovación, el cual es fundamental para cualquier área de STEM en la actualidad, y el que se transforma en una herramienta muy interesante de potenciar en los jóvenes durante el programa del campamento”, señaló Eduardo Guzmán, director ejecutivo de Fundación Ciencia Joven.

Por el campamento, han pasado más de 250 jóvenes que actualmente forman la Red Kimlu. Esta propuesta nació en 2014 con el objetivo de ser una plataforma de formación continua, que genere sinergia entre los miembros.

En palabras de María Paz Soto, presidenta de la red y participante del campamento en 2013, “nuestra misión es tener un impacto positivo en la sociedad desde la ciencia, la tecnología y la matemática.”

17390677_1397609723624047_5513128848085552000_o

Además de los 40 cupos para escolares, también se abrieron las postulaciones para 10 voluntarios que quieran participar como monitores en el campamento. Los aspirantes deben tener más de 20 años y estar cursando alguna carrera universitaria relacionada a las ciencias, tecnología, ingeniería y/o matemáticas, o ser profesional en áreas relacionadas.

Para fijar esta red en Argentina y romper la barrera que existía entre las dos generaciones de participantes locales, Bayer y Ciencia Joven organizaron un encuentro de dos días con los jóvenes argentinos que fueron parte del campamento en 2016 y 2017.

Una de las actividades del encuentro fue pasar una jornada en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Aprovechamos la oportunidad para charlar con tres participantes y conocer sus historias post campamento.

Valentino Mórtola – Creó un emprendimiento con amigos de Kimlu y fue reconocido por su comunidad 

Valentino

Valentino fue al campamento en 2016, la primer edición con participantes argentinos. En ese entonces, estaba por cumplir 17 años y asistía a la escuela secundaria en Bella Vista, provincia de Corrientes. Hoy con 18, estudia biotecnología en la Universidad de San Martín (UNSAM) y vive en Buenos Aires.

Para él, una de las muchas oportunidades valiosas que le dejó Bayer Kimlu fue la posibilidad de emprender un proyecto con tres amigos que conoció en el campamento: . “Se llama Henko Maieutics y lo que hacemos es divulgar oportunidades, hablar con chicos que participaron en olimpiadas de todo tipo y una cantidad de experiencias que ni siquiera yo sabía que existían. Las nucleamos todas en la página y las empezamos a difundir”, explicó en una entrevista exclusiva con Portinos.

La iniciativa, que llegó a la Feria del libro por una invitación de la embajada de Estados Unidos, nació porque sus creadores sentían que “hay muchos chicos que tienen ganas de participar en cosas pero no saben que hay un camino y alternativas diferentes a la escuela, la educación tradicional.”

“Lo particular de este grupo es que como a todos nos gusta la ciencia, somos chicos que estamos constantemente haciendo cosas relacionadas a estas temáticas”, reconoce. Su misión es contagiar ese entusiasmo.

Por eso, a los futuros postulantes que no saben si aplicar les diría que “no es para nada una pérdida de tiempo, siempre tienen que probar para todo lo que se les presente. No perdés nada aplicando y se gana mucho.”

María Clara Miserendino – Participar en la edición 2017 le dio confianza para postularse a otras oportunidades

Screen Shot 2017-09-01 at 3.06.10 PM

Para María Clara participar de Bayer Kimlu fue el puntapié para salir de su zona de confort. Primero porque asistir fue una experiencia que no esperaba y la tomó sorpresa:  “La sorpresa de encontrarme con cosas que no me esperaba, de poder maravillarme en el medio de la nada con 40 chicos que comparten mis intereses, de sorprenderme de mi misma y de lo que puedo lograr”, nos explicó la joven de 17 años.

Sucede que desde que el campamento realizó muchas experiencias nuevas como dar clases de apoyo, participar de un concurso de monografías y ser seleccionada para la Beca 2017 del Instituto Balseiro. De los 15 seleccionados para esa oportunidad, 4 participaron en Bayer Kimlu.

“Volví muy motivada sobre todo porque me di cuenta que hay más formas de aprender que las que uno cree y de las que uno ve en la escuela. Salís de lo convencional y te das cuenta de que hasta ahora no sabías nada de las cosas que deberías”, resumió.

“Así como vos podés lograrlo, muchas personas de tu comunidad también pueden hacerlo y no lo saben. Por eso, es importante difundir este tipo de cosas. Se necesita esa idea, esa motivación, esa energía que te permita empezar”, concluyó.

Cristina Haug – El campamento la ayudó a potenciar sus fortalezas y mejorar sus debilidades.

Kimlu 2

Cristina asistió a la edición 2016 de Bayer Kimlu.

María Cristina también considera que las enseñanzas de Bayer Kimlu fueron mucho más allá de lo intelectual.

“Una de las principales cosas que aprendimos en el campamento y que me ayudó muchísimo, fue el trabajo en equipo y el vivir con conciencia, proponiendo objetivos diarios. Uno tiene que pensarse a uno mismo con sus debilidades para poder trabajarlas y sus fortalezas para poder potenciarlas”, cuenta la joven de 17, oriunda de San Martín de los Andes (Neuquén).

Imparable, después de esa experiencia participó en olimpiadas de todo tipo (tecnología, matemática, filosofía) y al igual que María Clara se está preparando para disfrutar la Beca del Balseiro.

En 2018 va a estudiar bioingeniería en el ITBA, aunque considera que la universidad es solo un primer paso: “Después me gustaría sumar biotecnología, medio ambiente, nanotecnología y neurociencia que también me gusta mucho”, contó ilusionada.

Entre su ajustada agenda, quiere impulsar la Red Kimlu en Argentina, un espacio que sueña como “la puerta para que muchos puedan entrar a un mundo que les puede encantar y les puede maravillar.”

 

Portinos cubrío la edición 2016 del campamento en Parque Tantuaco. Acá podés leer nuestra crónica. Para conocer más sobre esta experiencia y postularte a la edición 2018, hace clic acá

 

Tags: Bayer, Bayer Kimlu, Bayer Kimlu 2018, Cristina Haug, Eduardo Guzmán, Fundación Ciencia Joven, Henko Maieutics, Instituto Balseiro, María Clara Miserendino, María Paz Soto, Rserva Biológica Huilo Huilo, Valentino Mórtola

Registrarse en el Newsletter de Portinos