- 23 de junio de 2017

Cómo funciona Imagine Lab, la aceleradora chilena que llegó a Argentina

Un nuevo actor se suma al ecosistema emprendedor argentino: Imagine Lab, una incabudora y aceleradora de negocios con base tecnologíca que tras trabajar por casi tres años en Chile, llega a Argentina con el apoyo de la Secretaria de Emprendedores del Ministerio de Producción de la Nación, Microsoft, el Grupo San Cristobal y el Centro de Educación Empresaria de la Universidad de San Andrés (UDESA). Participamos de su presentación oficial en el país, donde aprendimos cómo funcionará y conocimos uno de sus grandes casos de éxito. 


Todos

El lanzamiento oficial se realizó en el Salón Federal del Ministerio de Producción de la Nación. Participaron (de izq a der): Gabriel Aramouni, Director del Centro de Educación Empresaria de la Universidad de San Andrés; Eduardo Sangermano, CEO de Grupo San Cristóbal; Luis Stein, Fundador y Director de Imagine Lab; Esteban Campero, Secretario de Emprendedores y PyMes del Ministerio de Producción de la Nación; Diego Bekerman, Gerente General de Microsoft Argentina y Uruguay; y Ernesto Doudchitzky, Fundador de Chattigo.

Podría decirse que Imagine Lab quiere que Argentina se convierta en Israel. Si, Israel, una de las grandes cunas de emprendedurismo del mundo. Tierra fértil para las start-ups, sembrada por inversión público-privada y reconocida internacionalmente por sus proyectos innovadores.

“Israel hoy invierte 300 millones de dólares al año en su programa de aceleradoras. Estos proyectos generan 10 mil millones de dólares al años, de los cuales el 60% es por inversión extranjera directa. Vienen de afuera a poner 6 mil millones de dólares por año y comprar empresas que se quedan en Israel” resumió Luis Stein, director y socio-fundador de Imagine Lab, en la presentación para prensa de la aceleradora.

“Si podemos lograr un poquito de eso podremos dar vuelta la región, que es lo que soñamos hacer”, agregó optimista.

Una meta tan ambiciosa no se logra en poco tiempo y mucho menos en solitario. Por eso, la aceleradora se aseguró el apoyo financiero de la Secretaría de Emprendedores del Ministerio de Producción de la Nación y el Grupo San Cristóbal; así como el soporte técnico de Microsoft y la colaboración en formación académica de la UDESA. Cada uno, aportará su semilla para trabajar con 20 proyectos de base tecnológica en su primer año de operaciones y co-invertir un total aproximado de US$100.000 por startup.

Esteban Campero explicó que el Ministerio va a co-invertir con hasta 50 mil dólares por proyecto.

Esteban Campero explicó que el Ministerio va a co-invertir con hasta 50 mil dólares por proyecto.

“Vivimos en un momento histórico, en donde los ciclos de vida de los productos son cada vez más cortos, en donde la necesidad de innovar es casi una obligación, aquellos que no innovan desaparecen del mercado y esto nos lleva a apostar más fuerte” explicó Esteban Campero, subsecretario de Emprendedores de la Nación.

El funcionario se refirió reiteradas veces y sin disimular su orgullo a la Ley de Emprendedores, sancionada el 29 de marzo de 2017. Campero explicó que uno de los pilares de la norma es “fomentar la industria del capital emprendedor en Argentina y entender que emprender no es solamente una experiencia porteña, sino algo que alcanza a cada rincón de la argentina.”

“Nos volcamos por los fondos de aceleración porque la experiencia internacional es muy positiva, en el sentido de pensar un modelo de inversión publico-privado. Seleccionamos a 10 aceleradoras de base tecnólogica y tres de base cientifica para transferirles la responsabilidad de la elección de emprendimientos”, añadió. Una de las elegidas es Imagine Lab.

Stein, por su parte, explicó que las convocatorias comienzan con un llamado orientado a emprendimientos de base tecnológica. Cincuenta elegidos pasan a la segunda etapa, un momento clave para conocer al equipo detrás de la idea: “Queremos saber si realmente tienen capacidad de aprender, de cumplir y de comprometerse. También queremos saber si el problema que plantean es realmente un problema”, detalló Luis. 

Luis Stein, Fundador y Director de Imagine Lab

Luis Stein destacó que Imagine toma una posición minoritaria en las start-ups que incuba, de alrededor del 10%. La aceleradora también realiza procesos de innovación abierta en corporaciones.

De esos 50 quedan 20 que empiezan a recibir fondos. Tras trabajar durante dos meses, Imagine Lab selecciona a 10 proyectos y luego a los 5 finales que obtienen la mayor cantidad de inversión y trabajan junto a la incubadora durante un año. Con todas las etapas, un proceso promedio dura 18 meses.

En Chile y durante menos de tres años de actividad, vieron un poco más de 2 mil emprendimientos, trabajaron con 350 e invirtieron en 90. Próximamente anunciarán su sexta convocatoria allí. 

Con respecto al llamado argentino, las bases de postulación ya están disponibles en la Web del Ministerio de Producción. En los próximos meses, se publicarán las fechas oficiales de inscripción

El caso de Chattigo:

Un argentino, una venezolana y un chileno crearon Chattigouno de los primeros proyectos acelerados por Imagine Lab. La plataforma de atención a clientes, que funciona en la nube gracias a Microsoft Azurebusca mejorar la calidad de respuesta de las empresas a los clientes en base a tres modelos de atención: humano (con personas escribiendo), automatizado (donde hay bots respondiendo) y el modelo mixto donde la conversación con un bot y se termina con una persona.

A pesar de que en un momento el emprendimiento corrió peligro por diferencias entre los socios, con el apoyo de Imagine Lab logró avanzar y alcanzar su punto de equilibrio en seis meses. Hoy cuentan con un equipo de 14 personas, con 30 clientes repartidos entre Colombia, Perú, Ecuador y Argentina.

Captura-de-pantalla-2017-03-09-a-las-5.38.49-p.m.

La veta argentina de la empresa la aporta Ernesto Doudchitzky, ingeniero radicado hace 18 años del otro de la cordillera, a quien entrevistamos en exclusiva al final del evento (ver video).

Cuando le preguntamos por las diferencias entre los dos países que pudo llamar hogar, Ernesto señaló que en Chile hay un ambiente emprendedor muy superior al argentino:

“En argentina no nos sentíamos preparados para realizar el esfuerzo con capital propio. En Chile tenés apoyo financiero, apoyo legal, los procesos son muy rápidos. Nos sentimos muy tranquilos de emprender y creo que eso es lo que falla en Argentina”, explicó.

“Veo muchos emprendedores argentinos con ideas muy buenas que tuvieron que emigrar porque no pudieron establecerse en Argentina”, continuó.

Por último, nos confió ilusionado que espera que iniciativas como la de Imagine Lab, logren retener al talento. Un deseo compartido por el gobierno, la academia y el sector privado que el tiempo dirá si puede concretarse.

Tags: aceleradora, Centro de Educación Empresaria de la Universidad de San Andrés, Chattigo, el grupo San Cristobal, emprendedor, emprendedores, Ernesto Doudchitzky, Esteban Campero, Imagine Lab, innovación, Luis Stein, Microsoft, Microsoft Azure, Secretaria de Emprendedores del Ministerio de Producción de la Nación, Start Ups

Más notas de interés

Registrarse en el Newsletter de Portinos